Maschinenfabrik Berthold Hermle AGMaschinenfabrik Berthold Hermle AG

From one to another!
User reports

UN DIABLO PARA CADA OLEODUCTO.

01.04.2020

ROSEN desarrolla aparatos de inspección para oleoductos.

Los variables elementos de estanqueización permiten pasar al diablo de inspección por oleoductos de diferentes diámetros.

El objetivo de la inversión en cuatro centros de mecanizado C 42 U de Her­mle con una solución de automatización robotizada era poder fabricar de manera interna con mayor rapidez y flexibilidad. La instalación les convenció, de modo que Hermle les instaló la misma combinación de nuevo tres años más tarde.

"Al final, lo que importa son los datos", explica Nico Goolkate, Al­ternative Manager Shop Floor Machining en ROSEN Technology and Research Center GmbH. A lo que se refiere son los datos me­didos, recogidos por aparatos de inspección de última tecnología: los diablos. Estos son la especialidad del grupo ROSEN y se desa­rrollan y fabrican casi en su totalidad en su sede de Lingen (Ems, Alemania). La empresa familiar se fundó en 1981. En la actuali­dad, Rosen opera en más de 120 países, tiene 3.300 empleados y desarrolla soluciones de inspección para oleoductos y los apara­tos de medición correspondientes.

 

En breve, se conectarán otros cuatro C 42 U entre sí con el sistema de robot RS 2 L.

EL DESAFÍO: FABRICAR DE MANERA MÁS RÁPIDA Y FLEXIBLE

"En la actualidad, la profundidad de fabricación alcanza el 85-90 %", señala el vicedirector de fabricación Johannes Bolmer. Los ocho centros de mecanizado de 5 ejes de Hermle AG con automa­tización adaptada contribuyen a ello en gran medida. En 2016, las cosas eran muy distintas. "Teníamos que incrementar la pro­ducción con el mismo personal. Al mismo tiempo, teníamos que agilizar la fabricación y hacerla más flexible". La razón es que los diablos son piezas únicas. A pesar de ello, las piezas de recambio y los nuevos aparatos de inspección deben estar disponibles a corto plazo. La fabricación en las máquinas independientes, entre ellas también un C 20 de Hermle, satisfacía las altas exigencias de calidad y precisión, pero no ofrecían capacidad suficiente.

De izquierda a derecha Andreas Härtter (HPV Hermle Vertriebs GmbH) con Michael Schnittker (Process Professional FTY), Daniel Geers (Teamlead Automation), Nico Goolkate
(Alternative Manager Shop Floor Machining) y Johannes Bolmer (Process Professional) de ROSEN Technology and Research Center GmbH.

"Hermle nos presentó sus soluciones de automatización en una feria. Lo que nos contaron resonaba perfectamente con nuestra búsqueda", recuerda Goolkate. Lo que le convenció a él y a su equipo fue que los fabricantes de fresadoras suelen comprar a mayores las soluciones de automatización, de modo que el sis­tema no es uniforme. "Por el contrario, Hermle satisface nuestras exigencias por ofrecer todo del mismo proveedor. Todo viene de la misma empresa y, por tanto, nos asesoran de manera competente de principio a fin", señala el vicedirector de fabricación. "Hermle nos proporcionó justo lo que necesitábamos en el momento ade­cuado".

Es decir, en 2016 adquirían cuatro centros de mecanizado de 5 ejes del tipo C 42 U, integrados en una célula de fabricación flexible con un sistema de robot RS 2-L. La solución de software Soflex recopila los datos de las máquinas y del funcionamiento, organiza la pre­paración del material operativo y se encarga de la planificación detallada y del control del pedido. El programa se comunica con las máquinas de mecanizado y los sistemas CAD/CAM y ERP in­ternos.

DE CUATRO A OCHO

Con la automatización, ROSEN pretendía triplicar su producción. Es­tas expectativas se superaron, de manera que los responsables pla­nificaron el siguiente nivel de expansión: otros cuatro C 42 U con sistema de robot RS 2-L y estantería de torre. Otros de los facto­res decisivos fueron la alta precisión y calidad sin concesiones de las piezas fresadas, así como la colaboración con el fabricante de las máquinas. "Hermle siempre nos presta oídos, y el competente servicio nunca se hizo esperar", elogia el vicedirector de fabrica­ción.

En la actualidad, el proceso sigue un ciclo bien madurado. La idea creativa surge en estrecha colaboración con el centro de innova­ción y fabricación. El diseño se transfiere a las máquinas de Her­mle mediante la programación de CAD/CAM. El componente soli­citado para el diablo está listo al día siguiente, lo que garantiza de inmediato el funcionamiento eficiente y sin fallos de la instala­ción.

up
arrow up